EL VOTO BLANCO EMBLEMA DEL PATRIOTISMO

Noticias

En 20 de octubre próximo se efectuarán comicios presidenciales en Bolivia. “Elecciones históricas”, un verdadero reto para los políticos opositores, acto en el que está en juego el destino del país, son algunas consideraciones de varios líderes políticos al referirse a esta consulta popular, en la que, por primera vez se experimentará una tercera reelección con miras a un modelo unipartidista. ¿Serán las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias verdaderos comicios transparentes y limpias donde la ciudadanía elija nuevas autoridades o legitime a las que hoy gobiernan? ¿O serán simplemente un escenario donde la población asista a una representación del teatro electoral, en la que se asignen dos cargos principales y ciento sesenta y seis asambleístas?

Hasta ahora, curiosamente, hemos visto que los políticos de oposición más preocupan de criticar, …si el gobierno utilizó bienes del Estado, si el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro es MASista, si el candidato Carlos G. Mesa se unirá a todos, o todos se unirán a él. El partido de gobierno es el más beneficiado con esta incertidumbre. Todo el país sabemos que se realizará el fraude electoral porque el TSE, todos los Órganos e instituciones del Estado Plurinacional están controlados por el gobierno del MAS-IPSP así no fuera candidato el binomio ilegal EVO-ALVARO. Ningún organismo internacional intercederá por los bolivianos, no lo hicieron en Venezuela, ni en Nicaragua. Con la tesis del falso “socialismo” el MAS-IPSP fundado por los cocaleros que también forman parte del Foro de Sao Paulo y dudosas relaciones con organizaciones internacionales ilícitas, se instituyó para contener cualquier otro partido político.

Los líderes de los partidos políticos de la oposición conocen muy bien las fortalezas del MAS-IPSP por ello no les interesa construir la unidad de los partidos políticos, más aún se convirtieron en traidores de la verdadera voluntad popular que es el “21-F” y solo están yendo a conseguir los espacios de senadores y de diputados para mantenerse egoístamente vigentes y negociar espacios de poder del segundo y del tercer puesto. No están planteando “estrategias” contra el tirano que pretende subyugar a todos los ciudadanos. Los políticos en general no están dando la verdadera lucha política, y el pueblo, cansado de los agravios a sus derechos cívicos que por más de 13 años ha cometido el sistema populista del MAS-IPSP que, puede, este año, desembocar en actos violentos si por la vía democrática y el sufragio el gobierno no acepta sus derrotas electorales.

El modelo totalitario que ya estamos experimentado en vía al sistema de partido único y poder absoluto del partido gobernante; la supresión de derechos y libertades, vigilancia universal; la represión; falta de separación de los Órganos del Estado y la impunidad para los políticos corruptos.

Todos los bolivianos, políticos y no políticos debemos hacer la campaña por el voto blanco. El voto blanco por lo que es: una participación cívica. Si el voto blanco es una mayoría, la elección debe ser cancelada y una nueva votación debe programarse. El reconocimiento del voto blanco es una forma de pasar de una democracia degenerada a una democracia activa.

Bolivia vive una falta de seguridad por el aumento del narcotráfico y el contrabando que está costando muchos muertos, y no es justo que este país entre en el caos patrocinado por el MAS-IPSP. Ese no es el sendero. Muchos bolivianos creemos en el camino civilizado para disentir, que es el camino del respeto a las libertades. Hacer patria es votar en blanco y el control a los recintos de votación.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo