ASILO EN MÉXICO: POLÍTICOS DELINCUENTES COMO PATOS EN LA LAGUNA

Noticias

Por lo pronto todos los bolivianos que apoyan de una manera ejemplar la causa de la defensa de las libertades y la democracia, tienen ahora el derecho de exigir tribunales que den cuenta de los crímenes cometidos. Tenemos que exigir el retorno inmediato a la paz y la tranquilidad en democracia. Pero todos exigimos democracia con justicia social. Y porque no se pudo vivir honradamente cuando se sabe que hay gente que mueren de hambre. No queremos libertad sin justicia social, porque eso es libertad para unos pocos, ni queremos justicia social sin libertad, porque entonces se reemplaza a la esclavitud económica por la esclavitud del partido totalitario. No hay que temerle a la discusión y a la disparidad de opiniones. Para eso están los partidos políticos: la misma palabra lo está indicando, son la parte de un todo. Temamos, en cambio, a la opinión pública atenta a la televisión, redes sociales, radio, periódicos, siguiendo el final de la política que generó las grandes tragedias nacionales: tengamos pavor por sus partidarios agresivos.

Gracias a tener gobernantes del Estado que tienen compromisos con el “Foro de Sao Paulo” gobernaron con una visión criminal. Vivimos una auténtica tragedia en la nación y creo que podemos seguir adelante si esclarecemos estos problemas de manera suficiente y legal. Exigiendo responsabilidades por todo lo que hemos vivido. Va a ser muy duro, pero Bolivia tiene que acostumbrarse de una vez a entender que lo que vale. Y va a costar mucho levantar a la nación, reconstruirla sobre las ruinas, reconstruir la soberanía nacional que fue deshecha por la política terrorista, narcotraficante y vende patria del gobierno del MAS-IPSP que, dicho sea de paso, veo que de alguna manera trata de resucitarla en este período de transición.

¿Cuánto se llevaron? ¿Y para que se llevaron los caudales del BCB? Se llevaron dicho patrimonio hasta México para continuar con el proyecto del Foro de Sao Paulo con su rama “Grupo de Puebla” que es el pensamiento político que surge para oponerse, desde la región, contra los gobiernos que no están de acuerdo con el “populismo” en América Latina.

El Grupo de Puebla, quiere liderar y reunir al pensamiento populista en América Latina, con estrategias renovados del Foro de Sao Paulo y la UNASUR trasladando su arremetida a la misma frontera de los EE.UU. que generalmente soporta a las atrocidades como en 2018 fue la marcha de miles de migrantes centroamericanos a la espera de un mejor futuro y el permanente asedio de narcotraficantes. En México se tienen a los carteles más nocivos, la corrupción de militares y policías al servicio del narcotráfico, el terrorismo y secuestros; Tienen también la región emancipada donde opera el EZLN que, en junio de 2005 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional reorganizó su estrategia de acción política, decidiendo lanzar un llamado para la organización de la resistencia anticapitalista nacional e internacional con la “Sexta Declaración del Bosque Lacandona”, conocido como “El sexta”. Con estos grupos siempre mantuvieron relación Álvaro García Linera, su hermano Raúl, y J. Ramón Quintana, los mismos que tienen responsabilidades delincuenciales en Bolivia y muchos vociferan que se busque a los culpables. Considero que todos somos culpables por dejarles gobernar casi 14 años y permitir su salida del territorio nacional. Tenemos que admitir que hay culpables de mayor y menor grado. Los que tienen el poder en las manos son los máximos culpables. No nos vengan, tampoco, con esa falacia.

La mayoría de los bolivianos podemos tirar la primera piedra. El pueblo boliviano en su inmensa mayoría puede y debe pedir justicia. Yo siento que todo el mundo quiere conocer la verdad, que todos están hartos de mentiras. Los jóvenes tienen la necesidad fervorosa de creer en algo: lo realmente terrible sería que el país no creyera más en nada. Por ahora eso no pasa, afortunadamente. Estamos todos ansiosos por salir adelante, en paz y en libertad. Esos son hechos, no pueden ser promesas, los que dicen que “Dios y la Patria me lo demanden” están obligando a Dios a demandar permanentemente a quienes nos han gobernado. Ahora llegó el momento en el que el país debe demandar a los que no cumplieron con lo que tenían que hacer.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo