¡Agradecimiento al soldado Kaliman…!

Noticias

Cuán equivocados andan quienes creen que las puertas de la paz se abrirán mágicamente luego de las elecciones del 20 de octubre de 2019 a unas palabras de Evo Morales y Álvaro García Linera. En Bolivia ya se establecieron miles de “terroristas jacobinos”. Unos disparan desde la Asamblea Plurinacional, otros desde los ministerios, otros desde el Chapare, otros desde cualquier institución pública. Las acciones de corrupción, narcotráfico, contrabando e inseguridad nos muestran que los delincuentes incursionaron en los estamentos públicos y privados, somos testigos que al pueblo se le esquilma económicamente y se le oprime psicológicamente con el apoyo de las FF.AA. y la Policía, y con los procesos judiciales más certeros y mortales que aquellos que usaban los dictadores de los 70. El cambio de la clase política que necesita nuestro país, es el de nuevos actores con valores que trabajen por las libertades de la dignidad humana.

En pocas palabras debemos agradecer al “soldado Williams Carlos Kaliman” que develo en su compromiso infantil arrancando la careta a los que embellecen la política del MAS-IPSP que continúan la carrera hacia el totalitarismo. Hay que llamar a las cosas por su nombre. Los círculos agresivos de esta corporación política tratan de resolver la repostulación ilegitima de Evo-Álvaro por el camino de la beligerancia. El control personal ejercido desde arriba por Evo Morales es una fuente importante de irracionalidad y despilfarro económico.

Una característica importante del reinado de 13 años de Evo Morales es su manipulación del apoyo popular. Esto fue particularmente evidente en los primeros dos años del mal llamado Proceso de Cambio, durante los cuales nunca se reveló, ni siquiera a sus partidarios más cercanos, a dónde pretendía alcanzar políticamente. El modelo político que su gobierno ha instituido desde 2006 es equiparado con las practicas manipuladoras de su régimen.

Otra característica que día a día vemos y nos están acostumbrando son la propaganda oficialista a partir de la coacción de los contratos por la propaganda gubernamental que es visa para residir en la eternidad. También es una clara muestra de uniformar al personal dependiente del gobierno con prendas azules, tal como ocurren con la mayoría de los Set de informativos con colores azules. Todo hombre tiene su precio dice el viejo adagio. El hombre que se vende a la voluntad política es transeúnte en esta tierra. A los que erigen fortalezas azules, a los que amasan fortunas mal habidas, a los que hacen de los deleites del mundo su razón de existir, dice Isaías: “No hay paz para los impíos”.

Si un militar se declara “soldado del Proceso de Cambio” está admitiendo la creación de “las milicias armadas” como en Cuba, de lo que se expresaba Castro “la moral que tiene esa tropa, cómo trabajan horas extras, cómo sólo se ocupan de su obra. Es decir, que por mantenerlos no aislados sino de lleno dentro de la Revolución son tropas que conservan indudablemente, una moral más alta, están más en contacto con el pueblo que las clásicas tropas de cuartel que nosotros trataremos de eliminar entregando primero los regimientos, luego los escuadrones, y vamos a dejar la menor cantidad posible de cuarteles porque para cuidar el orden basta con unidades pequeñas, encargadas del orden público, con la natural colaboración de las Milicias obreras, campesinas o estudiantiles, porque, y ahí ya podemos caer en la diferencia, que estriba, precisamente, entre las nuevas Fuerzas Armadas, con todos sus defectos, pero superables, sus características especiales y las diferencias, diametralmente opuestas, de lo que será aquí el Ejército y lo que son los ejércitos en la mayoría de los pueblos latinoamericanos”.

El MAS-IPSP con el asesoramiento de los Castro, da Silva y Maduro han creado un sistema político que no duda en usar la represión para consolidar su poder, y no solo contra los opositores políticos. Este régimen llama a la policía y a todos los Órganos e Instituciones del Estado para resolver los conflictos políticos. El sistema ha utilizado el aparato legal arbitrariamente para poder tapar la boca de algunos opositores y ciudadanos con la judicialización de la política contra, la difusión de información de denuncias, asociación ilícita, reuniones y manifestaciones, resistencia, difamación y calumnias.

Este modelo de administración quiere emular para Bolivia. De la misma manera funciona la administración castrista de Cuba contra el derecho a la libertad de expresión y la libertad de prensa que debe cumplir con los objetivos de la sociedad socialista, la prensa, la radio, la televisión y el cine son propiedad exclusiva del Estado y en ningún caso pueden ser propiedad de particulares. Esto garantiza la objetividad y la viabilidad de los medios.

Ninguna de las libertades otorgadas a los ciudadanos se puede practicar contra el Estado socialista y la decisión del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo. Cualquier violación de este principio es punible. Otras prohibiciones interesantes que hacen que el control estatal sobre la sociedad y los ciudadanos sean aún más asfixiantes y las horas y horas parecen casi cómicas (y trágicas juntas).

En Cuba hasta 2013 se prohibió salir del país sin una licencia estatal. Ahora, un cubano no necesita una licencia para viajar, pero necesita un permiso para vivir en el extranjero. Luego debe regresar a Cuba dentro de 2 años. Si no regresa dentro de este tiempo y no ha recibido una licencia especial de la Embajada de Cuba del país donde vive (que la embajada puede rechazar, a menudo dependiendo del “perfil político” del solicitante), el ciudadano cubano pierde todos sus derechos en Cuba, incluido el derecho a la vivienda (si es propietario de una casa, pierde su casa), atención, etc. En este caso, el cubano solo puede regresar a su país, a menos que el estado cubano decida volver a licenciarlo.

  • Está prohibido tener doble nacionalidad. Si un cubano obtiene una segunda nacionalidad (que vive en otro país), automáticamente pierde a Cuba.
  • Está prohibido utilizar Internet desde electrodomésticos. El acceso solo se permite en ubicaciones específicas (hoteles, algunos campus universitarios y edificios estatales) y, aparte de los hoteles, el gobierno bloquea los sitios con noticias y contenido político mediante el filtrado. Los teléfonos móviles no tienen acceso a internet en ninguna parte.
  • Está prohibido establecer cualquier tipo de asociación o club sin la aprobación del Estado, incluidos los partidos políticos y los sindicatos independientes.
  • Está prohibido establecer empresas y contratar empleados de ciudadanos cubanos, así como abrir tiendas.
  • Está prohibido mantener a los cubanos de la provincia en La Habana sin permiso. Estos ciudadanos se consideran “inmigrantes ilegales” y, si se los controla, son multados y deportados literalmente de la capital con un escolta policial.
  • Está prohibido alojar a un ciudadano extranjero en un hogar cubano sin permiso.
  • Está prohibido tener todo tipo de cables de radio, antenas de satélite y micrófonos inalámbricos, así como el acceso a la televisión por satélite.
  • Está prohibido circular y difundir información que no haya sido auditada por primera vez por el Estado.
  • Está prohibido dar a un niño un programa de capacitación alternativo al que define el Estado. La educación estatal es la única legal.
  • Está prohibido organizar eventos deportivos y culturales sin una licencia estatal.
  • Está prohibido que los cubanos tengan vacas y maten a una vaca para comerla. También está prohibido vender langostas y langostinos, así como el transporte de alimentos de una provincia a otra (mantienen, controles sistemáticos de trenes, autobuses y carreteras).
  • Cualquier forma de protesta o manifestación está prohibida en la práctica. La burla es que la constitución lo permite, pero las autoridades los están arrestando a veces protestando porque “no se quejan de la manera que prescribe la ley”, aunque no existe una ley que defina la forma que debe tener una protesta legítima.

No hay duda de que Castro fue a la vez el revolucionario que se convirtió en dictador. Su resurgimiento arruinó el corrupto régimen de Batista. Y se convirtió en un símbolo para los pueblos oprimidos de la región en general. Sin embargo, esta revolución se ha convertido en un régimen autoritario con todas las características que se han registrado en todas partes donde se construyeron: el poder absoluto, la persecución de los opositores, la libertad de expresión y la prensa inexistentes

Solo los bolivianos pueden cambiar a Bolivia. Nadie más. Pero ahora deben saber, como nunca antes, que no están solos. Como agua que se cuela en las rendijas, la internet está penetrando los lugares más recónditos de la patria el desacato a las elecciones fraudulentas, el “paro general”. Cierto. Y aun así se han enterado como Argentina y Ecuador cambiaron, como Venezuela está luchando y cómo ellos son los siguientes en la lista. No hay nada que pueda detener las libertades cuando su tiempo ha llegado.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo