¡SOY UN HUMILDE POLICÍA, …PERO SE SALIÓ MI INDIO!

Noticias

Me permito escribir el presente artículo, no sin antes disculparme por el léxico doméstico y cotidiano en el que nos formamos en algunos pasajes de nuestra vida académica, no sin antes agradecer a nuestra alma mater la ANAPOL las enseñanzas técnicas y científicas. No pertenezco a ningún partido político; Nunca tuve filiación política.

Recordando el estilo de la obra novelística de Arguedas; “Pueblo Enfermo” —si bien jamás se la estudió dignamente— fue de ordinario bien conceptuada por lo que puede considerarse como crítica imparcial que levantó y levanta un auténtico torbellino de polémicas, siendo blanco de los más violentos y apasionados ataques como ocurrió con el gobierno del MAS-IPSP. Así pretendo mitigar parte de un injusto trato permanente a la institución de la «Policía» y su Misión Constitucional por abundantes datos e informaciones proporcionados por descalificados y añejos politiqueros bolivianos con que forman su orquesta los gobiernos, cada uno a su turno; sin tener la valentía de individualizar a los “malos policías”.

Recurriendo al viejo proverbio que repetían nuestros abuelos “Piensa el ladrón que todos son de su condición” Es así que en la gestión del MAS-IPSP fundada por las Seis Federaciones del Trópico como venganza con la institución del orden nos quitan la otorgación de “Licencias de Conducir”, la Dirección de “Identificación Personal”, “POFOMA”, “DINAFRON”, “COA”, la función de “Edecanes”, la “Seguridad del Palacio presidencial y de mandatarios”, desfalcan la “MUSEPOL” y COVIPOL. También el candidato presidencial Carlos D. Mesa Quisbert en su breve campaña le basta para emitir juicios generalizando la corrupción de algunos malos policías, prometiendo incorporar un “chip” de grabación en el uniforme de los policías; ¡Carajo…! ¿Hasta donde deshonran estos politiqueros a la persona humana? No estoy defendiendo la corrupción; pero ¿Por qué no van a ponerle un chip en el trasero de sus mujeres? ¿Por qué no poner un chip a algunos comunicadores sociales chantajistas como él? ¿Por qué no empezar con estos chips con los politiqueros en función de gobierno? ¿Porque no empezar con el Presidente y el Ministro de Gobierno? El señor Mesa debería acordarse de la carta que le remití, titulada: “Representación contra vil discurso presidencial”, de la que tuvo que retractarse con carta al COMANGRALPOLNAL de fecha 1º de julio de 2005. La Policía Boliviana tiene directa tuición del poder político a través del Presidente del Estado, acaso no nos damos cuenta que la corrupción acrecentó con el régimen del gobierno del MAS-IPSP que gobierna con mano dura contra los opositores y también en contra de cualquier protesta social. Algunos consideran que es mejor no investigar a fondo sobre los temas de corrupción de este gobierno. El juicio negativo se da por sí solo y, además, ¿Dónde mierda estaban y están los generales del Proceso de Cambio? ¿Dónde están los dirigentes de GG.JJ.OO. y ANSCLAPJUPOLNAL? ¿Por qué no pactaron la seguridad institucional con algunos de los partidos que se encuentran en disputa por el poder del Estado? Este maldito régimen cleptocratico otorga siempre nuevos motivos para ello. Han degradado la noble función de servicio a la sociedad, de la profesión de policía ¡A simple oficio de pretorianos del partido de gobierno! ¡A nivel de simples prostitutas del poder! ¡E incluso del tipo barato, llunkus del gobierno! Por lo demás, la mala imagen de nuestra amada «Policía» en el país es tan unánime que muchos consideran que sería inoportuno un presidente que no reivindique la institución y la profesión de policía, porque todos los politiqueros de hoy y de siempre prefieren sumarse a los prejuicios generalizados.

Lo decisivo no es el contenido veraz sino la intensidad de la crítica sobre la institución policial. Los logros de este régimen preñado de la corrupción, el narcotráfico y el contrabando, por ejemplo, es socapado no por los mandos medios; sino por la cúpula institucional, que cada una de estas denuncias son encubiertas como si se trataran de bagatelas que no merecen mencionarse.

La doctrina institucional como la base de la estructura institucional, como escribe Molina “Pretendiendo de esta manera orientar a los camaradas de la institución en la consecución de una unidad doctrinaria firme y comulgada por todos sus miembros”. Doctrina que desde finales del s. XX y el presente s. XXI se encuentra por los suelos. ¿Dónde m…. ha quedado aquel conjunto de ideas, enseñanzas o principios básicos defendidos por aquel principio de luchar contra el mal por el bien de todos? Como algunos bolivianos somos buenos imitadores, pero imitamos mal. Al igual que el gobierno actual dicen estar contra el imperialismo, contra el colonialismo, pero copiamos un modelo de “Policía Comunitaria” y de “Seguridad Ciudadana”; al carajo estas pésimas innovaciones, para el colmo se crean organizaciones internas con nombres artísticos, la mistura de uniformes y cortes coquetos a la usanza de mercenarios tal cual muestran las películas de “anti policías”, dejando de lado la doctrina policial, la identidad de la institución. Al respecto, Molina expone: “Así nació un nombre, una divisa y un color. EL CUERPO NACIONAL DE CARABINEROS, su nombre genérico como institución tutelar encargada de resguardar el Orden Público, la Paz Interna, las Garantías ciudadanas y el VERDE OLIVO como el hermoso color distintivo de nuestra Institución”. El desarrollo y la falta de defensa de la institución nos está llevando a despersonificarnos, a perder nuestra identidad, no vaya a ser que el gobierno del MAS-IPSP tome la iniciativa de Venezuela y termine de desintegrarnos, o, que como ya ocurrió en otros Estados nombren un Gerente de Seguridad Ciudadana.

La situación de la Policía ha producido un gran eco nacional. Protestas de la oposición contra un “totalitarismo populista” son acontecimientos cuyo significado debe ser valorado debidamente. Además, los más radicales del gobierno del MAS-IPSP quieren demostrar, durante la última jornada de campañas políticas de manera objetiva y crítica sobre las intenciones de perpetuarse. Disponen éstos de una gran corte de periodistas nacionales y extranjeros que, en sus medios, dan una imagen muy positiva del régimen del MAS-IPSP.

A los ojos de nuestra sociedad, ahora la policía es inútil, quedo atrás cuando se estaba trabajando correctamente y sirviendo contra el crimen, porque tu pecho es muralla…, solo odio están cosechando de los ciudadanos y por aquellos que sirven temporalmente ahora, la nación boliviana reconocerá que se convirtieron en títeres de títeres de seres inferiores que luchan por su interés personal y sectario. Se está perdiendo el camino de la Misión Constitucional. A la gente ya no le gusta el policía porque actúa como pretor político del MAS-IPSP y ya no lo hacen por la seguridad de los ciudadanos. Es hora de despertar ahora, el rol de la policía es sagrado en una democracia y de ninguna manera debería ser un medio para aliviar la presión política. Somos sirvientes del Estado y no pretorianos, ya que gran parte del pueblo boliviano ahora nos acusa.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo