LA FUNCIÓN POLICIAL Y LOS DIRIGENTE DEL MAS-IPSP

Noticias

La Policía Boliviana en Cochabamba en fecha 01 de noviembre de 2019 solo dio cumplimiento con Ley Orgánica de la Policía que ordena: “ART. 1º. La Policía Nacional es una institución fundamental del Estado que cumple funciones de carácter público, esencialmente preventivas y de auxilio, fundada en los valores sociales de seguridad, paz, justicia y preservación del ordenamiento jurídico que, en forma regular y continua, asegura el normal desenvolvimiento de todas las actividades de la sociedad”; y el “ART. 3º. La Policía Nacional es una institución cuyo desenvolvimiento se rige por la Constitución Política del Estado, la presente ley y sus reglamentos; no delibera ni realiza acción política partidista. Sin embargo, sus miembros pueden ejercer sus derechos de ciudadanía, de acuerdo a disposiciones legales”.

Escandalizados escuchamos las diatribas de algunos dirigentes del MAS-IPSP en contra de la Policía y revelándose contra el Estado, con el fin de entorpecer la presencia policial en todo el territorio nacional, un enmarañado y confuso episodio que se desplegó sobre el escenario político boliviano. El gobierno del MAS-IPSP fue el que no cumplió con la C.P.E., se creó un clima de terror arrebatando la autonomía institucional de los cuatro órganos del Estado —Órganos Ejecutivo, Judicial, Legislativo y Electoral—. Además, el abuso de someter para sus fines político partidistas a las FF.AA. y la Policía, el incremento alarmante del narcotráfico y de otros ilícitos, asimismo se concentraron en el territorio nacional terroristas, narcotraficantes, secuestradores y delincuentes de toda índole haciendo calificar a Bolivia como el paraíso de la delincuencia.

Es su presidente de la Seis Federaciones del Trópico y ex presidente de Bolivia quien se esta dando a la tarea de amenazar y de romper la convivencia pacifica de las grandes mayorías. Y los ladinos que se someten a este tipo de pensamiento delincuencial, que obedecen a los descabellados pronunciamientos de su jefe Evo Morales que humillan a los policías exigiendo “pedir perdón de rodillas”, aseverando “que los policías abandonaron sus funciones”. Argumentando que los “masistas” son honestos y que no se los generalice. Realmente la ciencia es sabia y con toda razón Pasteur generalizó de esta manera: “La ciencia es el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de vida de todo progreso”. Sentenciando que todo el conocimiento atesorado de la humanidad pensante, todo lo que se enseña en los colegios y universidades, todo elemento científico y filosófico que ha dado resultados célebres en la práctica, se basa en la “generalización”. No existe ninguna ciencia válida si esta no es aplicable a la mayoría. Lógicamente que hay excepciones. Por ello mismo reconocemos como “excepciones”.

Cuando nos referimos a la región del Chapare algunas personas, también en algunas zonas el horizonte criminal es complejo y multidimensional, lo que refleja problemas que son estructurales, como el narcotráfico, la prostitución, la corrupción y el fracaso del sistema judicial que evolucionan de acuerdo con alianzas o disputas entre grupos para el control del tráfico ilícito. Actividad que se sigue desarrollando libremente, lo que no sabemos aún quien o quienes están administrando la distribución. En Bolivia sabemos que en todos los gobiernos se fomentó este ilícito negocio como escribe Levine en “La Guerra Falsa”, Mansilla en “La Policía”, IEPALA “Narcotráfico y Política”, Mendoza “Los mercaderes de la muerte” y muchos otros. Por ello deja la duda de la tolerancia que tienen con ¿Romero y Cáceres?

Considerando la importancia y el papel de la Policía en el cumplimiento de las tareas de protección de los derechos humanos y las libertades, la lucha contra la delincuencia, el mantenimiento de la seguridad y el orden público. Los policías se replegaron por no aplicar el mecanismo de la “violencia legítima” que permite a un policía actuar en defensa propia y cuando es víctima de la violencia irracional o humillación.

Como es natural, a medida que se van desarrollando las acciones, amenazas de dirigentes políticos, escuchamos diariamente una sarta de versiones que humillan la dignidad personal del funcionario policial. Se explica: que el gobierno actual no está concediendo la verdadera autoridad para cumplir con la misión constitucional, favoreciendo la deshonra del prestigio de la institución del orden y la profesión de policía. Argumentando no haber motivos para usar la violencia contra quienes practican lo ilícito, teniendo que soportar la policía los insultos, la humillación, groserías y acciones mal consideradas por su férrea defensa de su líder cocalero.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo