LA DIFÍCIL E INCOMPRENDIDA FUNCIÓN POLICIAL

Noticias

La virulenta e injusta estigmatización con algunas acciones de la función policial por el Defensor del Pueblo y algunos medios de comunicación considero son apreciaciones hipócritas; con lo que escribo no pretendo justificar los hechos delictivos de algunos malos policías. El problema de la “inseguridad” es crucial en nuestro medio. Todos estamos de acuerdo, por aquello del bien común de que hablan los discursos políticos, en que es una cosa trascendente para la comunidad. ¿Qué pide el hombre actual?, salud, vivienda, un salario justo para poder subsistir, que le proteja la policía para poder educar a sus hijos y, cuando llega a viejo, una jubilación digna. Eso es lo que tiene que dar un Estado moderno a sus generaciones.

En nuestro país las infraestructuras de la policía están tremendamente obsoletas. Debería llamar la atención de todas las autoridades lo desastroso de nuestras celdas de detención y sin estructura adecuada, ni medios técnicos. En este momento estamos no a nivel cero sino a nivel menos cien en materia de vehículos patrulleros, bombearía y ambulancias, y es lógico que haya que pensar en un proyecto a largo plazo, y en tratar de ver qué es lo que se puede hacer rápidamente para mejorar los servicios de ayuda a los ciudadanos.

La función de seguridad policial no puede seguir tal como la observamos diariamente todos los ciudadanos y los mismos policías imploramos por seguridad. Los policías reciben denuncias diariamente de un montón de gente pobre que han sufridos robos y también atienden a las personas en situación de calle. Esa gente dice: “Necesitamos más seguridad, yo quiero que usted me haga justicia”. ¿Qué se puede hacer? El problema es hasta donde alcanza la función policial, hoy en día censurada por varias organizaciones de defensa —del Medio Ambiente, de animales, de DD.HH., etc. etc.—. Esa es la tragedia para toda la comunidad, todos reclaman por los derechos ¿…y que hacen estas organizaciones defensoras? ¿dan soluciones al problema del Medio Ambiente? ¿dan solución a la cantidad de canes callejeros? ¿dan solución para el respeto de los DD.HH.? Todos denuncian y nadie hace nada por buscar soluciones.

Ante este último caso de niños en situación de calle, lo más fácil es criticar la actitud del funcionario policial que es un profesional cuyo trabajo es garantizar el orden público y el respeto de la ley. Como tal, tiene que buscar los modos a veces antiguos para solucionar estos problemas, porque ni las organizaciones, colectivos de defensa son parte de la solución al igual que las autoridades del Estado.

La odisea de la función policial en el control urbano son los denominados “personas en situación de calle” antiguamente conocidos como NASC (Niños y Adolescentes en Situación de Calle) este estigma va creciendo a vista y paciencia de las autoridades municipales, departamentales y nacionales. ¿será un buen ejemplo para otros niños y adolescentes? ¿será un buen panorama turístico? Es un dramático itinerario que realizamos los ciudadanos por los lugares donde pernoctan los personas en situación de calle. Muchas denuncias condenando algunas acciones violentas de la función policial se constituyen triunfos de los malvivientes, puesto que no sólo obtienen la satisfacción de ser tomados en cuenta sus reclamos por parte de los defensores sino también, protección policial y, finalmente, seguridad a las actividades ilegales en detrimento de una ciudadanía atemorizada.

En este último caso los ciudadanos honestos y los policías tenemos en contra la actividad del Defensor del Pueblo, quien en Bolivia se constituye en empleado del gobierno, porque en otros países en una autoridad autónoma cuyo objetivo es contribuir al desarrollo de una cultura de servicio público caracterizada por la equidad, la dedicación, el compromiso, la apertura, la responsabilidad y la promoción del derecho a la buena administración pública. Defender a las personas contra actos de mala administración, injusticia, discriminación indebida y abuso de poder por parte de las autoridades públicas entre otras. El representante del Defenso del Pueblo en esta lógica ¿Qué acciones realizó ante el gobierno nacional sobre estas personas en situación de calle? Tomando en cuenta que el problema de las drogas es un tratamiento de políticas públicas. ¿Qué acciones realiza contra el crecimiento del narcotráfico? ¿Qué acciones ha tomado contra el crecimiento de la violencia política generada por las Seis Federaciones del Trópico? Cómo profesional abogado ¿no se da cuenta que esta violencia se está generando porque el gobierno no cumple con la C.P.E. y la desobediencia al referendo vinculante del 21-F?

En nuestro diario vivir la inseguridad ciudadana esta registrando índices de violencia por ajustes de cuenta que deberían avergonzarnos, ya que se ubican entre los más altos del país. No podemos seguir únicamente reprochando o criticando algunas acciones policiales. Las organizaciones y colectivos de defensa deben dar también soluciones a los problemas que nos aqueja a todos los estantes y habitantes, no solo defender por buscar cámara. Porque de esta manera están surgiendo los inadaptados que andan por allí.

No todo lo que hace el policía es malo, se lo hace por proteger al ciudadano. La policía es guardiana de la violencia en tiempos de paz y se encuentra en una oposición sistemática a las aspiraciones de cierto número de ciudadanos inadaptados y politiqueros. A menudo se encuentran en dificultades con las reglas de la democracia y el mal accionar de las organizaciones de defensa, aunque se supone que son sus garantes. Esta es la dificultad de una función incomprendida.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo