Main Menu

¿ELECCIONES TRANSPARENTES CON EL PROCESO DE CAMBIO?

“Al principio habrá enfermedades mortales como advertencia; luego habrá plagas, morirán muchos animales, habrá catástrofes, cambios climáticos y finalmente empezarán las guerras…” Si Nostradamus estaría en Bolivia, posiblemente empezaría así a presagiar nuestro futuro. Pero la realidad no precisa de videntes. En Bolivia se instauro solapadamente el sistema “totalitario” que es una de las formas de “despotismo” que surgió el siglo XX. Es un régimen político en el que un solo partido tiene todos los poderes y no tolera ninguna oposición (partido único), lo que requiere la reunión de todos los ciudadanos detrás del Estado cuya característica es eludir las normas básicas del Estado moderno de Derecho y no respetar la separación de los Órganos (poderes) desde donde ejerce el control total de la población y de todas las instituciones mediante la propaganda, las FF.AA. y la Policía.

Los ideólogos del MAS-IPSP tratan de idealizar el antipopular régimen populista. Manifiestos dirigentes de la corporación MAS-IPSP proclaman en casi todos sus discursos que los países izquierdistas son “países libres”, cristianos y que el mundo populista es el “mundo libre”. En efecto, en estos países hay libertad, mas ¿para quién? No la hay, por supuesto, para los necesitados de trabajo, que se ven obligados a entrar al servicio de los masistas en las condiciones que sean, con tal de no ir a engrosar el enorme ejército de migrantes. Y no la hay para los intelectuales, cuya obra creadora se halla sofocada por su dependencia material respecto a la bolsa de dinero y a la “dirección partidista” de las diversas comisiones investigadoras de la lealtad. En Bolivia sólo hay libertad para los productores de coca y sus derivados, para los contrabandistas, los que tienen el dinero de la corrupción y, por consiguiente, el poder.

Esta apreciación es la esencia de la convocatoria a alecciones generales para el periodo 2020-2025, unas elecciones fraudulentas con el único propósito de que el MAS-IPSP permanezca en el poder para cumplir el objetivo del Foro de Sao Paulo en un proceso electoral que  carece de legitimidad por haber manipulado al Tribunal Constitucional; a la Asamblea Legislativa que al concebir las primarias ha fabricado una “disposición legal para el fraude electoral y subordino al Tribunal Supremo Electoral que registrando y reconociendo como candidatos a Evo Morales y García Linera ha violado la imparcialidad y probado su sometimiento al gobierno. La esencia del totalitarismo sigue conservando hoy todo su vigor. En concomitancia de la mal llamada “clase política”, algunos industriales, Plataformas y Colectivos ciudadanos.

Esta preocupación, desesperación e impotencia de la ciudadanía, lejos de negar esta apreciación, la confirma y se deberá poner en ella todo su talento político, para lograr la revocatoria de la “convocatoria de las elecciones generales” porque el TSE no tiene la autoridad moral para llevar adelante un proceso electoral por la predisposición al fraude como el recurso a acciones clandestinas para alterar los resultados electorales. Se deberá elaborar la estrategia y la táctica de la lucha cívica y patriótica. Al mismo tiempo, si los ciudadanos se mantienen en el terreno del respeto a la C.P.E. y el referendo del 21-F, están obligados a luchar contra los políticos inmorales del Proceso de Cambio. En el que han convertido la sociedad en que dominan en un paraíso para los corruptos y un verdadero infierno para los pobres. Y eso a pesar de que, según las leyendas cristianas, es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja que entrar un rico en el reino de los cielos.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo

 






Comments are Closed