¡ALERTA QUE LLEGO LA HORA DEL LOBO!

Noticias

Por muchas vueltas que se le dé al asunto y mucha especulación que se haga de sus posibles evoluciones, la realidad política es una: el masismo insiste en la reelección de Evo Morales y, normalmente, si el hecho responde a un error de los electores, que estos no pretenden esperar catorce meses más para rectificar. Queda, pues, observar muy detenidamente el curso de los acontecimientos y… ¡esperar! Sí cabe destacar que todo ello forma parte de las opciones y variantes que existen únicamente en un proceso democrático y que ahora corresponde al pueblo boliviano aprender por propia cuenta su lección del masismo. (Tal parece que, en estas cuestiones, ningún país cometerá el desliz histórico de “escarmentar por cabeza ajena”).

La observación más ingeniosa y ocurrente acerca de lo que está sucediendo hoy en Venezuela y pronto en Bolivia únicamente la respuesta la encontramos desde el punto de vista politológico sobre el devenir de los tiempos. En las dos elecciones anteriores, nos habían advertido ‘¡Ahí viene el lobo!’ y no creímos. Ahora, sin embargo, la bestia está aquí de verdad y nos ha tomado desprevenidos a todos los bolivianos. Y no deja de ser esta alegoría una muestra de opinión que habría que tener en cuenta en toda la complicada maniobra política en Bolivia. En definitiva, no sería la primera vez que el pueblo boliviano se las tiene que ver con un “lobo” de esta camada… ¡y siempre se las ha arreglado para sobrevivir sus propios errores!

Tanto es así que el régimen pregona contra la injerencia y acusa a los opositores de derechistas, extremistas, ultraderechistas, vendepatrias, pero es el gobierno el que cede zonas de la soberanía nacional a chinos, cubanos, venezolanos y otros.

Las denuncias en las RRSS y algunos medios nos alertan sobre la presencia de ciudadanos cubanos, venezolanos y colombianos enmascarados de comerciantes, saltimbanquis y turistas, especialmente en estos momentos de la presentación del recurso que planteó el Movimiento al Socialismo (MAS) para la reelección sin límites de Evo Morales, algo similar que ocurre en Venezuela y esta presencia extranjera puede tratarse de “soldados” y/o “mercenarios” apoyados por los cocaleros chapareños, esto les da cierta seguridad y si no se hace lo que hay que hacer pronto será otra Cuba.

El próximo estallido de descontento popular ocurrirá, tarde o temprano en nuestro país, con su larga historia de disturbios sociales que incluyen las huelgas de los trabajadores.  Estos eventos en Venezuela y en Bolivia están demostrando que existe la posibilidad de que fuerzas empeñadas en desmoralizar a las plataformas ciudadanas desde adentro, hagan su advenimiento en las protestas de descontento ante un régimen totalitario.

Las organizaciones del consorcio MAS-IPSP están desmoralizados desde hace ya algún tiempo. El Estado Plurinacional está gobernado por personas que hace tiempo dejaron de creer en el marxismo. Estamos hablando de un imperio donde la integridad política no existe y la ideología que prevalece es la que codicia el poder sin otro fin. Por lo que el desmoronamiento eventual del masismo es una cosa inevitable. Claro está que la transformación político social no será un fenómeno que ocurriría de la noche a la mañana. Existen muchos obstáculos e intereses creados de por medio, que harán todo en su inmenso poder por detener el momento de la historia.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo