Main Menu

LOS INOCENTES IZQUIERDISTAS Y LOS CÍNICOS POLÍTICOS

¡Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo! Fue la sentencia de Marx y Engels hace 170 años, la misma que se internacionalizó también al Continente Americano que posteriormente se diseminó en marxismo-leninismo, trotskismo, marxismo-leninismo-maoísta y etc. etc. Los reformismos en la Unión Soviética emprendida por Mijail Gorbachov el 9 de noviembre de 1989 derriban el Muro de Berlín con lo que termina su recorrido aquel fantasma que muchos astutos acogieron como “izquierdismo”. En Bolivia quedan pocos dirigentes de la noble ideología marxista, contados con los dedos de las manos, unos muy enfermos y otros subsistiendo como auténticos capitalistas. Los cadáveres de aquel fantasma mudaron la ideología humanista del marxismo los años 80 para no perder la forma de vida fácil cuando comienza un nuevo conflicto, el del narcotráfico. Son eso quienes ahora se hacen llamar revolucionarios izquierdistas.

Desde 1985 hemos visto desfilar gobiernos democráticos, hemos tenido la suerte de votar siete veces, vaya a saber para qué. Nunca cumplen con los programas prometidos. Mucha gente y especialmente los nuevos electores jóvenes están abrumados y molestos: Por los movimientos antiizquierdistas, antiderechistas, antineoliberalistas, antiimperialistas, por los movimientos revolucionarios frustrados, por los políticos decadentes y oportunistas, por los ministros de economía que hacen de nuestro país un laboratorio de experimentos que llevan al exterminio nuestros recursos naturales. Somos más de 11 millones de habitantes (obreros, empresarios, campesinos, empleados, burócratas, civiles, militares, policías viejos, jóvenes, niños) ¿porqué el gobierno no da el ejemplo del cumplimiento a la C.P.E. y demás disposiciones legales? ¿No podemos, todos, gozar de los derechos, privilegios e inmunidades inherentes al título de ciudadano?

Todos tenemos que manejarnos con sentido común, de cumplimiento con las leyes, de justicia, de futuro, de desarrollo. No caben actitudes tercas, absurdas y menos aún una falsa división por ideologías trasnochadas de izquierdismo y derechismos. Científicamente sabemos que en la política moderna ya no existen ideologías. Pero debe haber un renunciamiento de todos esos nefastos personajes que solo hacen mal a lo que es la ideología marxista para dar alguna vez, paso a algo nuevo, a algo no contaminado. Los nuevos actores políticos y la juventud están deseosas de colaborar y algunos no tan jóvenes también. Ya son muchas las juventudes que han sido postergadas, meros espectadores de esta barbarie que llego al poder en 2006 con un populismo enmascarado de “socialismo”.

¿Estamos preparados para votar con conciencia? ¿Al joven de 18 años le queda alguna alternativa a excepción de éstas: a) votar eligiendo a A-B-C; b) preguntar al padre por quién votar; c) votar en blanco? Pertenecemos a la generación de viejos y jóvenes, y jamás nos hemos cruzado de brazos. Luchamos y sentimos amor por Bolivia, pero ¿qué posibilidad nos dan los tránsfugas y politiqueros de hacer algo? Los viejos políticos y los pocos jóvenes con las mismas malas mañas creen que sólo ellos pueden y nos dejan un país dividido, al mismo tiempo que expresan: “los nuevos actores políticos y los jóvenes no tienen experiencia”. Pero ellos son también son el cimiento de esta patria ultrajada.

J. Waldo Panozo Meneces

Policía – Politólogo






Comments are Closed